Hoy, 7 de abril, se celebra el Día Mundial de la Salud, y lo hacemos en medio de una pandemia de dimensiones incalculables, que ha dejado ya miles de muertos y más de un millón de personas infectadas.

Sabemos que hay muchos “Días mundiales de”, tanto que a veces pueden parecen mero trámite, pero cuando algo así sucede, nos damos cuenta de lo importantes que son. En los últimos años, el objetivo de este Día Mundial de la Salud ha sido lograr una cobertura sanitaria universal que llegase no sólo a todos los rincones del planeta sino también a todos los rincones de nuestras ciudades y pueblos. Una sanidad que sea accesible y asequible y que no excluya a nadie: migrantes, refugiados o aquellos no que pueden pagársela (allí donde no existe una cobertura sanitaria general).

A pesar de ello, y queda de manifiesto en esta crisis del Covid 19, muchas personas siguen sin tener acceso a una atención sanitaria de calidad, e incluso muchas personas se ven obligadas a elegir entre la salud, y otros gastos cotidianos, como alimentos o un techo donde vivir.

Para este año, Naciones Unidas quería poner el foco en la labor del personal de enfermería y de las matronas, un reconocimiento que se hace ahora extensivo a todo el personal sanitario, que en estos días tan difíciles continúa realizando con mimo, pasión y dedicación su trabajo, salvando las vidas de miles de personas.

Un agradecimiento más que merecido al que sin duda nos sumamos, pero recordando que el derecho a la sanidad no debe recaer sobre el heroísmo de los profesionales, sino en la existencia de estructuras suficientes, preparadas y bien dotadas para que sea realmente accesible y asequible para todas las personas.

7 de abril de 2020, Día Mundial de la Salud

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad