En la oscuridad se aprecia mejor la luz

Navidad, tiempo de esperanza, tiempo de nacer a la nueva vida. Este año nos está costando más darle este sentido a la navidad. La pandemia que estamos sufriendo, el no poder acercarnos a las personas queridas, no tener libertad de hacer muchas de las cosas que antes nos alegraban la vida…

Estaba yo pensando en todo esto, cuando en la radio entrevistaron a una joven de 25 años que está trabajando como voluntaria en la ONG Zaporeak en los campos de refugiados de Lesbos (Grecia). Una joven que no se ha quedado en casa protestando de las cosas que no podemos hacer, de tener que llevar mascarilla… Que junto a sus compañeros dan de comer a 3.500 personas diariamente.

Cuando todo es oscuridad, nos sentimos inseguros, nos cuesta avanzar y aparecen nuestros mayores miedos, los temores se hacen más intensos, pero es ahí, en medio de toda esa oscuridad, donde podemos apreciar con mayor claridad ese rayo de esperanza, esa luz que nos llega con la Buena Nueva, vemos mucho más nítido el destello de la estrella que nos guía hasta el pesebre, ese momento que va a iluminar nuestra vida con el nacimiento de un niño en Belén. En medio de la oscuridad, se hace la luz; y la luz es Jesús, Dios entre nosotros.

«Trabaja con mucha paz, alegría y generosidad» Mary Ward.

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad