SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO – Mc 1,1-8

Profeta Juan el Bautista

Soneto de Pedro Miguel Lamet Sj

 

Si pudiera ser piedra en el camino,

si humilde valle junto a la montaña,

simple flauta cortada de una caña,

flor oculta que esconde su destino,

 

si pesara aún menos que un comino

que a nadie importa, pie que acompaña,

una voz que resuena de la entraña

del desierto y apunta a lo divino,

 

podré gritar que vienes, que andas cerca,

bautizar con el agua de este río

que fluye sin quedarse y va derecho

a ese mar que eres Tú, oh Señor mío,

que vienes a regar nuestro barbecho.

¡Quiero ser solo el cubo de tu alberca!

 

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad