CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO – Lc 1,26-38

María

De José Mª Rodríguez Olaizola Sj

 

Niña con el mundo en el alma.

Sutil, discreta, oyente,

capaz de correr riesgos.

Chiquilla de la espera,

que afronta la batalla

y vence al miedo.

Señora del Magníficat,

canta la grandeza

velada en lo pequeño.

Y ya muy pronto,Madre,

hogar de las primeras enseñanzas,

discípula del hijo hecho Maestro.

Valiente en la tormenta,

con él crucificada.

Abriéndote el Misterio.

Refugio de los pobres

que muestran, indefensos,

su desconsuelo

cuando duele la vida,

cuando falta el sustento.

Aún hoy sigues hablando,

atravesando el tiempo

mostrándonos la senda

que torna cada “Hágase”

en un nuevo comienzo.

 

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad