BAUTISMO DEL SEÑOR – Mc 1,7-11

Bautismo de Jesús

De J.L Martínez

 

Jesús era inocente,

y nunca en él hubo un pecado,

pero entró en la corriente

para ser bautizado.

 

Cuando Jesús salió del agua

del Jordán ya bautizado,

el Padre proclamó,

desde el cielo rasgado:

“Este es mi predilecto, mi Hijo amado”

 

Y, a partir de ese día,

el Espírito Santo,

en forma de paloma aleteante,

lo arrulló con su canto

y lo ungió al instante

con su fuerza y su luz vivificante.

 

Y pasó haciendo el bien,

Y liberando al pobre y oprimido

Hasta su último amén

Perdonando sin sentirse ofendido.

 

Y este es el compromiso

de aquel que en Cristo ha sido bautizado:

no ser nunca remiso en hacer,

de buen grado el bien.

 

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad