Esta pocas palabras derramaron tanta luz sobre este Instituto, infundieron consuelo y fuerza y transfor-maron el alma de tal manera que me fue imposible dudar de que procedían de aquel cuyas palabras son obras. (Carta al N. Alberghaty)

El folleto completo puede descargase aquí.

 

Share This