El día 17 de octubre es el Día Internacional para la erradicación de la pobreza. Este año, con la pandemia, las perspectivas no son nada buenas. Según el banco mundial, la crisis de la COVID-19 tendrá un impacto desproporcionado sobre los pobres, a través de la pérdida de empleos, la reducción de las remesas, el alza de precios y la interrupción de la prestación de servicios como la educación y la salud.

La crisis en curso revertirá casi todos los avances logrados en los últimos años. De acuerdo con estimaciones del Banco Mundial, entre 40 millones y 60 millones de personas caerán en la pobreza extrema (vivir con menos de 1,9 dólares al día) en 2020; entre 40 y 150 millones de personas caerán al rango de pobreza de vivir con menos de 3,2 dólares al día y entre 70 y 180 millones de personas caerán al rango de vivir con menos de 5,5 dólares al día. Todas estas proyecciones variarán mucho de unas regiones a otras, siendo la región más frágil la del África subsahariana, pero la pobreza también está aumentando y aumentará en los países desarrollados, según el informe Después será demasiado tarde, de Intermón Oxfam, 11 millones de españoles viven en la pobreza en España en estos momentos y la cifra seguirá aumentando.

El papa Francisco lamenta que hemos llegado a un punto en que no vemos a la mayor parte de los pobres, es como si estuvieran escondidos o fueran meros «adornos de una gran ciudad» y señala «no los vemos porque entramos en esta cultura de indiferencia, que es negacionista», advierte el sumo pontífice.

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad