Cuaresma 2016: Segunda semana

Misericordiae Vultus
reflexion cuaresma 2016reflexion cuaresma 2016nº 8 Jesús, ante la multitud de personas que lo seguían, viendo que estaban cansadas y extenuadas, pérdidas y sin guía, sintió desde lo profundo del corazón una intensa compasión por ellas (Mt 9,36). A causa de este amor compasivo curó los enfermos que le presentaban (Mt 14,14) y con pocos panes y peces calmó el hambre de grandes muchedumbres (Mt 15,37). Lo que movía a Jesús en todas las circunstancias no era sino la misericordia, con la cual leía el corazón de los interlocutores y respondía a sus necesidades más reales. Cuando encontró la viuda de Naim, que llevaba su único hijo al sepulcro, sintió gran compasión por el inmenso dolor de la madre en lágrimas, y le devolvió a su hijo resucitándolo de la muerte (Lc 7,15). Después de haber liberado el endemoniado de Gerasa, le confía esta misión: « Anuncia todo lo que el Señor te ha hecho y la misericordia que ha obrado contigo » (Mc 5,19)

Comprometer, avivar y fortalecer JPIC (Folleto generalato)


La Justicia ha de ser posible en nuestra vida diaria. De hecho, si no es posible en el aquí y ahora, será imposible en el mundo que estamos buscando transformar según el espíritu del Evangelio. No podemos dar a los otros lo que nosotras mismas no tenemos.
Vestir el desnudo: Recordamos todas las situaciones de injusticia relacionadas con la ropa, a las personas obligadas a trabajar con salarios no dignos en beneficio de las grandes empresas. Deseamos que nuestro modo de vestir hable de lo que es importante en nuestros corazones. Pedimos que a nadie le falte lo necesario para protegerse de las condiciones climáticas desapacibles.


Visitar el enfermo: Recordamos a tantas personas que sufren la enfermedad, algunas en condiciones infrahumanas. Deseamos recibir en nuestros corazones a las personas que están heridas física, mental o psicológicamente. Pedimos por una sanidad al alcance de todos los seres humanos.


Ver al encarcelado: Recordamos a las personas privadas de libertad. Deseamos desarrollar y enriquecer la vida de las personas. Pedimos por la abolición de la pena de muerte, por condiciones penitenciarias dignas y para que sean reales las oportunidades de rehabilitación.

¿Me abandono confiadamente a la acción misericordiosa de Dios?
¿Qué puedo cambiar de mi estilo de vida?

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo