Cuaresma 2016: Primera Semana

Relación entre justicia y misericordia:

 

Misericordiae Vultus
nº 20 No será inútil en este contexto recordar la relación existente entre justicia y misericordia. No son dos momentos contrastantes entre sí, sino dos dimensiones de una única realidad que se desarrolla progresivamente hasta alcanzar su ápice en la plenitud del amor. La justicia es un concepto fundamental para la sociedad civil... Con la justicia se entiende también que a cada uno se le debe dar lo que le es debido. En la Biblia, muchas veces se hace referencia a la justicia divina y a Dios como juez... Para superar la perspectiva legalista, sería necesario recordar que en la Sagrada Escritura la justicia es concebida como un abandonarse confiado a la voluntad de Dios.


Comprometer, avivar y fortalecer  JPIC
La Justicia nos habla de relaciones justas. Buscamos servir y ser servidas. En Mt 25 encontramos varios ejemplos de amor gratuito, sin esperar nada a cambio, simplemente por hacer el bien porque hacer el bien es bueno, porque así nos parecemos a Dios, que es bueno. Son ejemplos de oportunidades para involucrarnos en relaciones mutuas saludables. De hecho, Cristo declara con énfasis dónde podemos encontrarle. Es importante darse cuenta que este pasaje va a continuación de la parábola de los talentos. Mientras desarrollamos los regalos y talentos que Dios nos ha dado, somos transformadas en nuestros esfuerzos para buscar el cambio con otros.


Dar de comer al hambriento: Recordamos todas las situaciones de injusticia relacionadas con los alimentos, con la explotación de la tierra, los derechos de los agricultores, el respeto de la naturaleza. Deseamos compartir lo que somos y tenemos. Pedimos para que a nadie le falte lo necesario para vivir.
Dar de beber al sediento: Recordamos las situaciones de injusticia relacionadas con el agua, su mercantilización, las poblaciones y tierras privadas de ella. Deseamos dar vida a nuestro alrededor y saciar la sed de sentido de muchas personas. Pedimos para que un bien universal no sea de unos pocos.


Acoger al forastero: recordamos a todas las personas obligadas a emigrar que se convierten en forasteras en nuestros países. Deseamos involucrarnos con las personas inmigrantes, los refugiados y las víctimas del tráfico de seres humanos. Pedimos por políticas creativas y justas para abordar la situación de la migración mundial.

¿Me abandono confiadamente a la acción misericordiosa de Dios?
¿Qué puedo cambiar de mi estilo de vida?

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo