facebook Facebook  |  twitter Twitter  |  youtube YouTube  sobre web  Suscríbete a nuestro boletín 

Comentario del Evangelio desde la Espiritualidad de Mary Ward

Evangelio, 22 de junio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,24-34): 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: No estéis agobiados por la vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por el cuerpo, pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los gentiles se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos».

Reflexión desde la Espiritualidad de Mary Ward

A riesgo de repetirme insistiré en este pensamiento que tan bien nos explica Mary Ward: "una cosa es poseer bienes y otra ser poseído por ellos". Jesús tiene claro que los bienes intentan poseernos, atraparnos. Es fácil para los seres humanos sentirnos atraídos por la falsa seguridad que nos producen y convertirlos en señores de nuestra vida. Frente a esta tentación la propuesta de Jesús es clara: "no andéis agobiados, ya sabe vuestro Padre del cielo lo que necesitáis". ¿No vale más la vida que el alimento? No nos dejemos atrapar por las cosas, más bien intentemos vivir en la libertad de "encontrar en Dios lo que necesito".

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo