Evangelio, 16-05-2014

Lectura del santo evangelio según san Juan (14,1-6):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino.»
Tomás le dice: «Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?»
Jesús le responde: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí.»

Comentario desde la Espiritualidad de Mary Ward:

En esta lectura Dios nos hace una invitación explícita para estar con él, nos tiene preparado un sitio para cada uno de nosotros. Cuando recibimos una invitación tan personal de parte de un familiar o de un amigo, ¿qué sentimos?. Seguro que nos alegramos mucho, porque aparte de celebrar el motivo que sea con nuestro amigo, sentimos también cómo somos de importante para la otra persona. Se ha fijado en mí, cuenta conmigo para un día especial en su vida, quiere que lo vivamos juntos, me hace sentir querido, me hace sentir importante para alguien.
Así habría que sentirse también cuando escuchamos esta palabra de Dios. Él no nos impone sino que nos invita y nos tiene preparado un sitio porque nos quiere y nos quiere cerca. ¿Qué le vas a responder a esta invitación?.

Espiritualidad de Mary Ward

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo