Evangelio, 11-05-2014

Lectura del santo evangelio según san Juan (10,1-10):

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.» Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba.
Por eso añadió Jesús: «Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante».

Comentario desde la Espiritualidad de Mary Ward:

El Señor es mi pastor, nada me falta. Él llama por su nombre a todas sus ovejas y camina delante de ellas. Jesús es la puerta para entrar a los buenos pastos, a un mundo mejor.
Señor, quiero seguirte con confianza, sin miedos, como la oveja al pastor. Dejarme conducir, a veces por caminos sorprendentes, a través de puertas inesperadas. Sentirme escogida por ti aunque pienso que no lo merezco. Mary Ward te decía: "me tomaste bajo tu cuidado sin que yo te lo pidiera, y paso a paso me fuiste alejando de todo lo demás de tal manera que, por fin, tuve que llegar a comprender y dirigir todo mi amor hacia ti". Hoy te pido especialmente esa valentía para dejarme llevar por ti, para abandonarme en tus planes para mí.

Espiritualidad de Mary Ward

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo