Evangelio, 09-05-2014

Lectura del santo evangelio según san Juan (6,52-59):

En aquel tiempo, disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?». Entonces Jesús les dijo: «Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre». Esto lo dijo Jesús en la sinagoga, cuando enseñaba en Cafarnaún.

Comentario desde la Espiritualidad de Mary Ward:

El discurso de Jesús se va complicando, se va haciendo más ininteligible. Cuando les dio de comer en la multiplicación de los panes y peces, cuando curó a enfermos, le entendían. Ahora, cuando les dice: "El que come mi carne...", es normal que no entiendan que todo es NUEVO, y después de la resurrección y ante el anuncio de la Eucaristía, se produce una desbandada. Ya vendrá el Espíritu y lo aclarará todo.

No cabe duda de que la novedad que también Mary Ward, movida por el Espíritu, introdujo en la Iglesia de su tiempo, no fue entendida, sino más bien rechazada. Como en el evangelio, hubo una desbandada, por orden de Roma. Como en el evangelio, hubo un grupo de fieles que creyeron hasta el final.

Espiritualidad de Mary Ward

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo