Evangelio, 05-05-2014

Evangelio, 05-05-2014

Lectura del santo evangelio según san Juan (15,1-8):



En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, corno el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos».


Comentario desde la Espiritualidad de Mary Ward:


En este breve pasaje del evangelio, Jesús usa el verbo "permanecer" siete veces... no nos cabe duda de que nos quiere con Él, nos quiere unidos a Él, nos quiere "dependientes " de Él. A los seres humanos nos gusta, precisamente, la independencia... sin embargo, cuando se trata de Jesús, tenemos que estar dispuestos/as a dejar ir de esa independencia para poder permanecer en El. ¿Cómo podemos conseguir esto? Solos/as no podemos..., pero en el espíritu de Mary Ward y con sus mismas palabras, "apresurémonos a pedir a Dios lo que sentimos que nos hace falta".

Espiritualidad de Mary Ward

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo