Evangelio, 29-04-2014

Lectura del santo evangelio según san Mateo, (11, 25-30):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: "Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las ha revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre más que el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera".

Comentario desde la Espiritualidad de Mary Ward:

Después de haber vivido durante estos días el gozo tan grande de la Pascua, y queriendo ahondar en el conocimiento de Cristo, escuchamos al Señor diciéndonos, que el "Padre se lo ha revelado a la gente sencilla". ¿Cómo hacerlo, en estos tiempos en que se valora tanto el saber, la eficacia, el estar preparadas y testimoniar un Mensaje de calidad?. Volvemos a reflexionar: "... aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón y encontraréis vuestro descanso". Y Mary Ward, que fue mujer valiente y decidida, también supo afrontar humillaciones por amor a Jesús y buscarlo para mejor conocerlo. Y un día, experimentando Mary a Dios dentro de ella, se atrevió a preguntarle con humildad quien era Él. Entontes le vio "con toda evidencia y claridad" entrar en su corazón y poco a poco esconderse en él: Dios "asía mi corazón; yo no podía obrar", escribe. Era como una especie de dormir en Dios. "Una hora se me pasó como un cuarto de hora". Y a mí al leer estas palabras de su vida se me ocurrió:¡Señor, enséñanos a orar!

Espiritualidad de Mary Ward

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo