Somos una comunidad religiosa inspirada por Mary Ward y queremos vivir nuestra Espiritualidad y compartirla con las personas con las que convivimos y trabajamos

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

                       

Evangelio, 25-04-2014

Viernes de la Octava de Pascua

Después de esto, Jesús se apareció otra vez a sus discípulos, a orillas del lago de Tiberias. Sucedió de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, al que llamaban el Gemelo, Natanael, que era de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos de Jesús. Simón Pedro les dijo: "Me voy a pescar." Ellos contestaron: "Nosotros también vamos contigo." Fueron, pues, y subieron a una barca; pero aquella noche no pescaron nada. Cuando comenzaba a amanecer, Jesús se apareció en la orilla, pero los discípulos no sabían que fuera él. Jesús les preguntó: "Muchachos, ¿no habéis pescado nada?" "Nada", le contestaron. Jesús les dijo: "Echad la red a la derecha de la barca y pescaréis." Así lo hicieron, y luego no podían sacar la red por los muchos peces que habían cogido. Entonces aquel discípulo a quien Jesús quería mucho le dijo a Pedro: "¡Es el Señor!" Apenas oyó Simón Pedro que era el Señor, se vistió, porque estaba sin ropa, y se lanzó al agua. Los otros discípulos llegaron a la playa con la barca, arrastrando la red llena de peces, pues estaban a cien metros escasos de la orilla. Al bajar a tierra encontraron un fuego encendido, con un pez encima, y pan. Jesús les dijo: "Traed algunos peces de los que acabáis de sacar." Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la playa la red llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, la red no se rompió. Jesús les dijo: "Venid a comer." Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían que era el Señor. Jesús se acercó, tomó en sus manos el pan y se lo dio; y lo mismo hizo con el pescado. Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de haber resucitado.

 

Comentario desde la Espiritualidad de Mary Ward:

¡Qué pronto reconoció a Jesús resucitado el discípulo amado! Rápidamente dio testimonio, "¡es el Señor!", y Pedro se lanzó al agua y nadó hasta la orilla.
¿Cuándo reconozco a Jesús resucitado? ¿En qué momentos y situaciones? ¿En quiénes lo identifico? Jesús sirve humildemente, prepara el fuego para la comida... ¿Es esa mi actitud? ¿Sirvo con humildad y alegría dando testimonio de la gloria de la Resurrección?. Mary Ward, modelo de discípula, entregó a Jesús su corazón y encontró en Él su felicidad: "es imposible amar a Dios y no trabajar para extender su gloria" (MW).

Beatificación de Mary Ward

Conoce más sobre la causa por la beatificación de Mary Ward.

junio.jpg

Historia de una unión

Nuestra espiritualidad

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo