facebook Facebook  |  twitter Twitter  |  youtube YouTube   Flickr 

| sobre web  Suscríbete a nuestro boletín  

 

Día de las personas refugiadas: Compartir el viaje con ellas

 

«Solo abandonas tu hogar

cuando tu hogar no te permite quedarte.

Nadie deja su hogar

a menos que su hogar le persiga.

Fuego bajo los pies.

Sangre hirviendo en el vientre.

Jamás pensaste en hacer algo así,

hasta que sentiste el hierro ardiente

amenazar tu cuello.»

Warsan Shire, poetisa somalí.

Hoy es el día de las personas refugiadas, una triste efeméride que nos recuerda que en la actualidad más de 68 millones de personas se ven obligadas a vivir fuera de sus hogares. No podemos, por tanto, “celebrar” este día, pero sí utilizarlo para reivindicar la igualdad y los derechos de todas las personas, vengan de donde vengan.

Mujeres, hombres y niños de todo el mundo se ven obligados a abandonar sus hogares por la violencia, la persecución, los desastres naturales y los provocados por el hombre, el hambre y muchos otros factores. Su deseo por escapar al sufrimiento es más fuerte que las barreras que se alzan bloqueando su camino. La oposición de algunos países a la migración de los desplazados forzosos no podrá impedir que aquellos que padecen un sufrimiento insoportable abandonen sus hogares.

Los países ricos no pueden eludir su responsabilidad por las heridas que han infligido al planeta – desastres medioambientales, comercio de armas, desigualdad en el desarrollo – y que son las que provocan la migración forzosa y el tráfico de personas. Aunque la llegada de los migrantes a los países desarrollados puede suponer ciertamente un reto real e importante, también puede ofrecer una oportunidad para el cambio y la apertura. El Papa Francisco nos plantea esta pregunta: "¿Qué podemos hacer para ver estos cambios no como obstáculos para el verdadero desarrollo, sino como oportunidades para un genuino crecimiento humano, social y espiritual?". Las sociedades que encuentran el coraje y la visión de futuro necesarios para superar el miedo a los extranjeros y los migrantes descubren muy rápido la riqueza que traen y que siempre han traído consigo.

Por ello nos sumamos a la campaña global “Compartir el viaje”, de Caritas Internationalis inaugurada por el Papa Francisco en 2017, para dos años. El papa recordó la necesidad de entablar relaciones entre migrantes, refugiados y comunidades locales y alertó contra los que él llamó los “enemigos de la esperanza”. “La esperanza es lo que impulsa a compartir el viaje de vida y es lo que impulsa los corazones de aquellos que emprenden el viaje”.

Hoy se produce en el mundo un cúmulo intolerable de situaciones inhumanas que dejan en evidencia, como recuerda Cáritas en su comunicado, “el fracaso reiterado de unas políticas migratorias miopes centradas en el control de flujos y la externalización de fronteras”. El IBVM, junto a ésta y otras entidades de la iglesia, reclama un modelo distinto, basado en el respeto de los derechos humanos de las personas en situación de movilidad y la apuesta por políticas de paz y el establecimiento de vías legales y seguras de acceso a nuestros países.

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo