Mujeres del IBVM en Naciones Unidas

En enero de 2012, Cecilia O’Dwyer, religiosa del IBVM-Provincia española, llegó a Nueva York, donde trabajará durante los próximos meses realizando una estancia en la Oficina de Loreto en Naciones Unidas. Pocos meses antes, había recalado allí Clare Condon, de Australia, que también está realizando prácticas en la oficina junto a Anne Kelly, nuestra representante permantente. Ambas nos explican por qué decidieron embarcarse en este reto.

Saludos desde Nueva York. Soy Cecilia O´Dwyer, de la Provincia española. Comencé mi estancia en la Oficina de Loreto en Naciones Unidas a finales de Enero de 2012. Cuando comencé a pensar de qué manera podría hacer que mi año sabático fuera enriquecedor para mí y a la vez útil para el Instituto, consideré la posibilidad de hacer estas prácticas y conseguí el permiso para hacerlo, así que muchas gracias a todas las que corresponde. Anne Kelly y Cecilia O'Dwyer, junto a la sede de Naciones Unidas.Anne Kelly y Cecilia O'Dwyer, junto a la sede de Naciones Unidas.¿Por qué estoy interesada en realizar estas prácticas en Naciones Unidas?  Bueno, cuando me pregunto las formas de mejorar la vida de los seres humanos y los sistemas de vida que existen en nuestro planeta, sé que hay muchas maneras de hacerlo. Nosotras participamos en este esfuerzo alrededor del Instituto, usualmente a un nivel local.Pero cuando creamos la ONG en Naciones Unidas, en 2002, entendí que era una manera de hacer que nuestra visión y nuestros valores estuvieran presentes y pudieran ser reflejados a nivel mundial. La lucha por concienciar al mundo de la dignidad de todos los seres humanos y los sistemas que nos permiten sobrevivir está expresada en los principios y objetivos elaborados por las Naciones Unidas, que al fin y al cabo es lo más parecido a un Gobierno mundial que tenemos en estos momentos. Como parte de la sociedad civil que clama por que su voz sea escuchada a este nivel, nuestro Instituto, junto a muchas otras ONGs, ha elegido ser parte de esta iniciativa, lo que significa que queremos contribuir al pensamiento, procesado y elaboración de los principios y estrategias que consideramos importantes para nuestro mundo en este momento de la Historia.
Ahora, uno de los principales retos con los que me he encontrado ha sido cómo relacionar las preocupaciones locales con lo que está pasando en un nivel global y cómo integrar ambos en nuestro día a día. Ha sido difícil y, sinceramente, todavía no he entendido satisfactoriamente cómo se conectan ambas cosas. De ahí que uno de mis objetivos, durante esta estancia, es realizar un trabajo de campo sobre cómo otras congregaciones religiosas y ONGs están tratando con esta misma cuestión. Estoy deseando aprender de ellas tanto éste como otros aspectos de su trabajo. Esto servirá para reforzar mi entendimiento sobre qué significa ser un ciudadano global y cómo una pequeña contribución, desde un área específica local de este planeta, es parte de la evolución global de la Humanidad.

 Cecilia O' Dowyer, IBVM


Después de terminar mis estudios en Ciencias Políticas y trabajar en el sector de los servicios sociales, estaba encantada con la posibilidad de comenzar estas prácticas en Naciones Unidas y adquirir así un mayor conocimiento de la relación entre política y bienestar social. Trabajar de forma global en temas como pobreza, género y política contemporánea durante tres meses en la sede de Naciones Unidas en Nueva York ha sido un inmenso privilegio.

Clare CondonClare CondonLas clases sobre la Cuestión Palestina ofrecidas por Kalinda Rashiri, profesor de Estudios Árabes Modernos de la Universidad de Columbia, fue una de las sesiones más interesantes a clare condon smalllas que he asistido durante mi estancia aquí y fue una refrescante iluminación sobre uno de los temas más complejos a los que nos enfrentamos en la actualidad. Tuve también la suerte de escuchar el discurso de Ban Ki-Moon dirigido a la necesidad de ONGs más fuertes y una mayor cooperación estatal; de escuchar a la embajadora de Estados Unidos para los Asuntos de la Mujer, Melanie Verveer, que señaló la imperiosa necesidad de invertir en las mujeres y las niñas; y pude ver a líderes mundiales, tales como David Cameron debatir sobre el estado de la nación en la Asamblea General de Líderes 2011. También quedé muy impresionada por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, António Gutierrez, que habló con honestidad, compasión e inteligencia sobre el tema de las migraciones forzosas.
Estos expertos nos muestran que la política trasciende la esfera internacional para terminar afectando a las comunidades a nivel local, y mi trabajo se ha centrado en un amplio rango de estos asuntos. He realizado presentaciones sobre Naciones Unidas para algunos colegios, he escrito artículos sobre Tráfico de Personas y otros asuntos, he asistito a varios comités y he tomado parte en muchos encuentros de ONG: Además, como parte de mi estancia, tuve la fortuna de asistir a la 64ª Encuentro del Departamento de Información Pública (DPI, según sus siglas en inglés), una conferencia que tuvo lugar en Bonn, Alemania, en la que el tema general fue: Sociedades sostenibles; ciudadanos receptivos. Fue una excelente introducción al trabajo en Naciones Unidas y pude escribir varios informes sobre esta experiencia para la red global de Loreto.  
He aprendido mucho sobre las ONGs y su papel dentro de una organización tan mastodóntica como son las Naciones Unidas. La incidencia política es una parte central del trabajo de las ONGs en Naciones Unidas, puesto que pueden utilizar su saber hacer para influenciar la política internacional. Los Estados no quieren escuchar a las ONGs recitar una y otra vez la gravedad de los problemas mundiales; ellos esperan soluciones. Es de esa manera, ofreciendo las sugerencias adecuadas, que las ONGs pueden ser muy influyentes.

 Clare Condon (Australia) colaborada del IBVM en Naciones Unidas

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo