Mary Ward nos legó la espiritualidad de una mujer profunda e íntimamente ligada a Dios. Las personas que la seguimos deseamos imitar sus pasos y “encontrar a Dios en todas las cosas” cada día. Hoy, continuamos reflexionando a la luz de esa espiritualidad sobre el mundo en que vivimos y cómo vivimos en él.

La gran familia de Mary Ward hoy no se compone solamente de miembros del instituto o congregación que ella fundó, el IBVM y la CJ, sino que es mucho más amplia. Consta también de hombres y mujeres que buscan iluminar su camino de cada día con la luz de la espiritualidad y el ejemplo de Mary Ward.

Gracias a todas y todos los voluntarios y colaboradores de esta gran familia, podemos ofrecer aquí una serie de aportaciones y reflexiones que es amplia, diversa, plural y versátil, como el grupo de personas que lo lleva a cabo.

Para este curso 2018/2019 tomaremos pensamientos de grandes mujeres de la historia que han hecho avanzar y crecer a la humanidad y reflexionaremos sobre estas ideas a la luz de la espiritualidad de Mary Ward, tal y como la sentimos cada uno y cada una de nosotras, que somos únicas y diferentes.

 

botn suscripcin

 

Betty Williams

Betty Williams, una mujer normal con una vida normal, que ante un suceso desgarrador precedido por un conflicto violento y sin sentido que asolaba Irlanda del Norte, toma la firme determinación de cambiar el rumbo de las cosas a pesar de las dificultades. “Tenemos que crear un mundo en que no haya desconocidos, extranjeros hostiles en el otro extremo. Será un trabajo duro. La única fuerza que puede romper las barreras es la fuerza del amor, la fuerza de la verdad y la fuerza del alma”

Mary Ward, también se enfrentó a duros obstáculos y siempre encaró los nuevos retos con las armas del amor, la verdad y la justicia de Dios. “Y esa misma frase que me vino a la mente me infundió ánimo también otras veces para emprender cosas que consideraba imposibles” (AB716). La frase que siempre le infundió valor y certeza era una cita del Evangelio: “Buscad primero el Reino de Dios y su justicia” (Mt.6, 33, Lc.12,31).

En la actualidad estamos viviendo un grave conflicto mundial. Por un lado, la marea de personas que abandonan su tierra, sus hogares buscando una oportunidad para sobrevivir de la miseria, de los conflictos armados y las devastadoras consecuencias del cambio climático, aunque en ese camino se jueguen la vida y muchos no lleguen a su soñado destino. Al otro lado de la “frontera”, en la tierra de la esperanza, de las oportunidades les recibimos con “abundancia” de rechazo e indiferencia. No vemos a Dios en sus rostros. No vemos al “prójimo” ni al hermano del Evangelio. El miedo al cambio, a la diferencia, nos hace sentir amenazados y endurece nuestros corazones. ¿Qué hace falta para que nuestra alma despierte, se revele y actúe ante tanta injusticia como hicieron Mary Ward y Betty Williams?

“Amar a los pobres, perseverar en ello, vivir, morir y resucitar con ellos” Epitafio en la tumba de Mary Ward.

“…. llegar a ser buscadoras de la verdad y agentes de la justicia...” (Mary Ward)

“Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados” (Papa Francisco)

“La paz exige cuatro condiciones esenciales: verdad, justicia, amor y libertad” (San Pablo II).

#BettyWilliams #PremioNobel #Paz #IrlandadelNorte #MaryWard #EspiritualidadMaryWard #GrandesMujeres #MujeresMaryWard #IBVM #Amor #Verdad #SinBarreras #Justicia #Pacifismo #MujeresPorlaPaz #GentePorlaPaz #LaFuerzadelAlma

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo