Somos una comunidad religiosa inspirada por Mary Ward y queremos vivir nuestra Espiritualidad y compartirla con las personas con las que convivimos y trabajamos

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Arriba el telón! Trabajando con mayores y bebés en Loreto

¿Alguna vez has revisado editorial tras editorial sin encontrar el método idóneo para impartir una asignatura de la forma en que tú lo harías? En mi colegio nos ocurre todos los años. Y es que la forma en que suelen presentar las editoriales todas las materias en general y, las áreas de lengua y plástica en particular, dista mucho de la forma en que nosotros desearíamos trabajarla en el aula. Los contenidos siempre aparecen en parcelas independientes, como si formasen parte de un ente aislado que no tiene nada que ver con el resto de contenidos. Como si el lenguaje no fuera un todo que atraviesa todas las materias, todas las actividades, todos los juegos, toda la vida.

Esta carencia nos llevó a ver la necesidad de hacer algo diferente para llevar a cabo nuestras intenciones, desarrollar el área de lengua como si la ortografía, la gramática, la literatura, el vocabulario, etc., formaran parte de una misma cosa. Una locura, ¿verdad? Para ello nos pusimos manos a la obra y tratamos de agrupar todos los contenidos de la manera que consideramos más lógica para nuestro proyecto y tratar de resolver la gran incógnita, ¿por qué trabajar la descripción en el primer trimestre y el adjetivo al final del segundo?
Una vez agrupados todos los contenidos nos centramos en aspectos metodológicos y tratamos de resolver el otro gran problema, ¿cómo es posible que los alumnos se aburran leyendo y copiando los "cuadros azules" que explican todo?. Entonces intentamos buscar algún recurso relacionado con la lengua que pudiese captar su atención. Y después de profundos estudios y un análisis exahustivo... ¡eureka! Descubrimos que a los niños les gustaban los cuentos, los comics y el teatro, y decidimos que los tres grandes bloques de nuestro proyecto trabajarían todos los contenidos desde esos tres frentes, y que se elaborarían esos tres productos finales que además, se relacionaban íntimamente con el área artística.

Teniendo claros estos elementos, comprendimos que el trabajo cooperativo y colaborativo tenía que ser parte fundamental de nuestro proyecto. Los productos finales de cada bloque de contenidos no podían elaborarse por una sola persona, al igual que un solo individuo no puede representar una obra de teatro. Realizamos entonces grandes grupos de trabajo con alumnos de las dos líneas y dividimos estos, en grupos más pequeños. Esta simple estrategia dio aún más motivación a los alumnos, que se implicaron de manera excepcional durante todo el curso. Los alumnos idearon personajes y crearon situaciones fantásticas para ellos. A lo largo de un proceso pautado, elaboraron sus propios cuentos, que posteriormente plasmaron en comics gigantes que decoraron los pasillos. Finalmente, descubrimos que teníamos en clase un montón de dramaturgos capaces de escribir e interpretar su propia obra de títeres con resultados increíbles.

“Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender.” Albert Einstein (1879-1955)

Para evaluar los proyectos diseñamos nuestras propias rúbricas, que desde el principio entregamos a los alumnos para que tuvieran claro qué se les iba a evaluar. Además, los alumnos generaron un importante volumen de textos, actividades y tareas realizadas de forma individual y en diferentes agrupamientos que también podían ser evaluadas. Se generó una cantidad de calificaciones que resultaron más que suficientes para evaluar el trabajo del alumnado, de los profesores y del propio proyecto. Finalmente tuvimos la sensación de haber conseguido lo que deseábamos y de haber llevado a cabo nuestra misión como educadores. Conseguimos "agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle", según María Montessori, la primera tarea de la educación.

El curso pasado comenzamos en Loreto nuestra Escuela de Estimulación de las Inteligencias, destinadas a bebés de 3 a 36 meses.
Todo surgió de un sueño común: ofrecer en nuestro centro un lugar donde las familias tengan un encuentro con su bebé y puedan desarrollar en ellos/as todas las áreas neuronales.
Los bebés trabajan con el programa de estimulación de Glenn Doman. Las familias participan de un curso inicial en el que se forman sobre las bases neurológicas así como sobre la excelencia del bebé, tanto física, como intelectual y social. La escuela la lleva una de nuestras profesoras, que acudió al curso del colegio Montserrat para formarse en ello, así como de Pablo Montero, psicólogo experto en desarrollo evolutivo y psicomotor.

”Cualquier niño o niña tiene, en el momento de nacer, una inteligencia potencialmente mayor que la que Leonardo Da Vinci utilizó en toda su vida” .
(Glenn Doman EEUU)


Las familias acuden a la escuela 2 veces en semana y luego en casa continúan con ejercicios y tienen la oportunidad de tener un taller quincenal con el psicólogo de la escuela. Así como de entrevistas tanto con la profesora que acompaña la escuela como con el psicólogo.
Los comienzos fueron de incertidumbre, puesto que hoy en día la estimulación temprana suele confundirse con "sobre estimular" al bebé antes de tiempo, cuando realmente a lo que se refiere es a darle una oportunidad de desarrollo óptimo al bebé. De forma que, experimentando su entorno, teniendo oportunidades físicas y todo esto acompañado por su familia, haga que el bebé desarrolle todo su potencial.
El papel principal de los programas de estimulación temprana de Glenn Doman es el desarrollo del cerebro. "La estimulación permite conocer mejor al niño/a y establecer unos vínculos más válidos y eficaces" (Susan Ludington, EEUU).
La estimulación consiste en darle al cerebro lo que necesita. Se actúa favoreciendo las conexiones neurológicas, es decir, creando una buena red neurológica. Algo en lo que hacemos mucho hincapié es que hay que saber qué es lo que realmente se considera inteligencia: que el niño/a llegue a tener capacidad para analizar la realidad que le rodea, que sea capaz de imaginarse cómo debería ser y que pueda actuar para poder transformarla. Esto es lo que Glenn Doman considera inteligencia y ésa es nuestra meta. No se trata de hacer que el bebé sea "más listo" o de "mejorar o corregir" sino de ofrecerle la oportunidad de desarrollar su inteligencia tal y como la hemos definido anteriormente.

Pensamiento crítico y creativo en Castilleja-Aljarafe

En el Colegio de Castilleja (Aljarafe) llevamos dos cursos trabajando con la innovación educativa en las aulas. Estamos dentro del proceso de cambio en todas las etapas educativas del centro. A medida que la innovación se ha ido adentrando en las estructuras metodológicas de las áreas curriculares, hemos observado cómo el proceso de enseñanza-aprendizaje en el alumnado ha ido cambiando. Sin duda, estamos en un momento crítico en la enseñanza, ya que el aprendizaje no se basa en la memorización mecánica de conceptos sino en un aprendizaje competencial.
A pesar de las dificultades encontradas al comienzo (tecnológicas, infraestructuras...), se han realizado muchas actividades de diferentes temáticas.
Tenemos unas normas de funcionamiento iniciales que son comunes para todo el centro y que nos han servido como punto de arranque. Estas normas son las siguientes: levantar la mano, mantener el clima de trabajo con un nivel de ruido bajo (a quien levante excesivamente la voz se le da suavemente en el hombro), mantener el turno de palabra, ayudamos cuando nos lo pidan, criticar ideas, no personas, y respetar las funciones encomendadas a los roles.



Desde la etapa de infantil nos implicamos y comprendemos la importancia de trabajar basándonos en las Inteligencias Múltiples. Cada alumno/a es único/a y presenta características particulares, por ello consideramos que la enseñanza debe adaptarse a esas necesidades propias. No todos/as aprenden de la misma manera.  Es por ello que hemos diseñado proyectos que responden y son flexibles a todos los niveles madurativos de una clase. Proyectos basados en investigaciones, fomentando su autonomía y apoyados en una cultura de pensamiento con el objetivo de prepararlos para que en el futuro puedan resolver problemas con eficacia y tomar decisiones bien meditadas. Iniciándolos en el trabajo cooperativo, que les permite usar sus potencialidades y fortalezas en beneficio propio y para los demás, educándolos en el diálogo, la solidaridad, la confianza...

Además hemos optado por la estimulación temprana llevando a cabo programas de lectura o de desarrollo básico y lateralidad. Además de tener en nuestra clase presentes las matemáticas de una forma manipulativa, divertida, relacionadas con su entorno para así conseguir aprendizajes realmente significativos.
Por otro lado, en Primaria y ESO, hemos puesto en marcha el funcionamiento de los grupos cooperativos, con asignación de roles y técnicas que se van a utilizar en las aulas. Se han establecido unos criterios comunes flexibilizando algunos aspectos dependiendo en la etapa educativa en la que se esté trabajando. Un ejemplo de ello, sería cómo realizamos los grupos cooperativos: grupos heterogéneos, número de alumnos/as que van a formar parte del grupo, distribución del alumnado en cada grupo, formación en espiga.

Destrezas de pensamiento
Desde el curso 2014/2015 el profesorado está trabajando en el aprendizaje basado en el pensamiento: la infusión del pensamiento crítico y creativo en la enseñanza de los contenidos curriculares. Con ello queremos que nuestro alumnado piense, y piense bien. Se han realizado varias destrezas de pensamiento como "Parte-Todo", "Compara y Contrasta", "Toma de decisiones con destreza" y "Resolución de problemas con destreza". Siempre siguiendo los pasos del proceso: mapa de pensamiento, aplicación al currículo, y metacognición.
Por otro lado, destacamos el trabajo desde las inteligencias múltiples en todas las áreas curriculares. Para ello en diferentes materias se han realizado y se siguen haciendo paletas. Partimos de las mejoras del curso anterior para corregir aquellas desviaciones que se hayan podido producir al trabajar sobre ella. La experiencia está siendo muy positiva por el grado de motivación e implicación del alumnado para llevarla a cabo.

Hemos realizado proyectos de comprensión. Cabe destacar el realizado a finales del curso pasado, cuya temática giró en torno a El Quijote. Todas las etapas educativas del centro desplegaron una serie de actividades, talleres... etc. y al final del proceso tuvimos una jornada de puertas abiertas para las familias.
También en secundaria se realizó un proyecto de comprensión sobre el papel de la mujer en las distintas culturas del mundo. La etapa estuvo tres días trabajando en talleres y al final se realizó una jornada de puertas abiertas a las familias. La experiencia fue positiva y enriquecedora.
Desde la innovación del colegio queremos ser ambiciosos/as en futuros proyectos, aunque debemos tener los pies en el suelo, ya que se trata de un proceso de cambio metodológico en el profesorado, alumnado y familias. Este proceso se debe de ir adentrando poco a poco en la vida del centro, para preparar a nuestro alumnado a la vida que se van a encontrar cuando terminen su etapa educativa en nuestros colegios.
Queremos seguir creciendo y avanzando en otras temáticas innovadoras como afianzar el trabajo cooperativo, cultura de pensamiento y paletas con programación y seguimiento. Trabajar desde la Inclusión, trabajar en proyectos de comprensión: formación y seguimiento; introducción del paisaje de aprendizaje (inteligencias múltiples y taxonomía de Bloom) y portfolio. Por ultimo, queremos instaurar la Rúbrica como proceso de evaluación.

Bami: ‘Think and do’; empresas con fin social

Durante los dos últimos cursos se ha realizado en nuestro colegio un proyecto de Taller de Emprendiduría con un grupo de alumnos y alumnas de sexto de Primaria. Esta iniciativa, creada y propiciada por la Thamer Creative School en Sevilla, se ha revelado como una magnífica herramienta para afrontar algunos de los retos que nos hemos propuesto en la renovación de nuestra práctica educativa: proporcionar una formación para la vida, potenciadora de las todas las inteligencias, de la creatividad, de la iniciativa personal y la autonomía (y, por ende, de la autoestima), ofrecer una educación integradora desde el fomento del trabajo cooperativo y que introduce el mundo real dentro del proceso de enseñanza–aprendizaje con su dimensión, además, de compromiso con la sociedad. Añádase a todas estas bondades que este taller se realiza desde las áreas incluidas en la enseñanza bilingüe (español-inglés).

El taller, bajo el titulo genérico de Think and Do, consiste en el diseño de un proyecto de empresa con una finalidad social. En la idea de que, desde el trabajo en la adquisición de habilidades emprendedoras, se puede lograr el desarrollo de la capacidad para comunicar, la creatividad, la resistencia al fracaso, la visión estratégica, la capacidad para obtener y filtrar la información y la competencia digital, habilidades todas que dan mayor significatividad, de un modo creativo e innovador, al aprendizaje para la vida de nuestro alumnado mirando siempre al futuro.
Todo comienza con un reto: detectar un problema de nuestro entorno y darle una solución eficaz, sostenible y original. La primera tarea es, pues, un trabajo de campo para detectar necesidades. Nuestro alumnado recorre la ciudad, se familiariza con los medios de transporte público, realiza encuestas en la calle, se reúne con autoridades locales como el delegado del Distrito Triana... Tras procesar toda la información, llega la idea original: El proyecto Little&Cookers, un centro culinario para niños en el que los hábitos de vida saludable, las clases de cocina, el deporte y las labores del huerto son las actividades principales que se ofertan para colegios, en actividades extra-escolares y para las familias, los fines de semana.

La ilusión, la creatividad, el esfuerzo y el trabajo (incluidos fines de semana) del grupo emprendedor de alumnos y profesores, cuyo lema era "lo difícil se hace, lo imposible se intenta", les llevó a un éxito rotundo: ganadores de la primera competición escolar de emprendiduría social Thamer Innovation. Más allá de los reconocimientos, lo importante es la experiencia, el aprendizaje y el desarrollo de habilidades y competencias que en el currículo "normal" no se cuidaban antes. Hoy continuamos con actividades de emprendiduría y aprendizaje social en diferentes niveles del centro como germen de la que creemos que puede ser una dimensión original de nuestro proyecto innovador.

 

facebook Facebook  |  twitter Twitter  |  youtube YouTube   Flickr 

| sobre web  Suscríbete a nuestro boletín  

 

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo