Somos una comunidad religiosa inspirada por Mary Ward y queremos vivir nuestra Espiritualidad y compartirla con las personas con las que convivimos y trabajamos

 

facebook Facebook  |  twitter Twitter  |  youtube YouTube   Flickr 

| sobre web  Suscríbete a nuestro boletín  

 

Noticias del Instituto

Hacia una comunidad de aprendizaje en Cullera

El colegio BVM de Cullera, en Madrid, implanta con éxito un modelo educativo de vanguardia que busca la transformación social

El proyecto educativo ‘Comunidades de Aprendizaje’ está basado en un conjunto de actuaciones educativas de éxito dirigidas a la transformación social y educativa. Este modelo educativo está en consonancia con teorías científicas a nivel internacional que destacan dos factores claves para el aprendizaje en la sociedad actual: la interacción y la participación de la comunidad.

Las Comunidades de Aprendizaje implican a todas las personas que influyen de alguna forma en el aprendizaje y el desarrollo de las y los estudiantes: el profesorado, familiares, vecinos y vecinas del barrio, miembros de asociaciones y organizaciones vecinales y locales y cualquier persona que esté interesada en ser voluntaria. Existe un proceso para entrar a formar parte de la comunidad de aprendizaje que tiene muchas fases, hay una formación por medio, certificado de delitos sexuales, autorizaciones… en definitiva, conlleva un protocolo y supone mucho esfuerzo, como por ejemplo cuadrar el horario, es algo difícil ya que la gente tiene su vida y su trabajo.

El equipo directivo del Colegio de las Irlandesas, de la calle Cullera en Madrid, comenzó a interesarse por este proyecto ya en 2011, según explica Juani Romero, que entonces formaba parte de dicho equipo. “En ese momento, se estaba apostando por un cambio metodológico en los colegios: aprendizaje por proyectos, aprendizaje cooperativo… Y nos fuimos formando en estas nuevas metodologías y aprendiendo sobre lo que se está trabajando en otros colegios”.

En 2013 y 2014 los profesores empiezan a tener contacto con las comunidades de aprendizaje y formación mientras van reflexionando sobre el camino que debe tomar el colegio, “se entiende que debe haber una transformación social para que el colegio mejore, eso son las comunidades de aprendizaje”, explica Juani. Ya en 2015 se decide apostar por este proyecto. Con la implicación de equipo directivo, profesores y miembros del AMPA, se visitan Comunidades de Aprendizaje de varios centros por España y se ofrece formación al profesorado de forma voluntaria, se apuntaron 25.

En el tercer trimestre del curso 2016-17 se comenzaron a implantar e algunas clases los grupos interactivos, que es una de las actuaciones educativas de éxito. Ya en el curso 2017-18 comenzaron a funcionar los grupos interactivos en todo el colegio, en matemáticas y lengua, desde los 4 años hasta 4º de la ESO.

En estos comienzos se veían muchas dificultades, además de las dificultades administrativas, ya que había que obtener la aprobación por parte de la Inspección y la dirección territorial de área de Educación. Además, se temía que quisieran colaborar pocas familias o que hubiera, que las hubo, reticencias de los profesores a dejar entrar en el aula a las familias. Pero todo ello se fue superando gracias a la disponibilidad de las personas del AMPA y sobre todo al entusiasmo de profesorado, tutores y tutoras y el equipo directivo.

Grupos interactivos, la revolución

Los grupos interactivos en las aulas de lengua y matemáticas consisten en que se forman grupos reducidos y heterogéneos del alumnado y cada uno de esos grupos cuenta con un voluntario o voluntaria. Las tareas que se llevan a cabo en estos grupos son diseñadas por el profesor para repasar y reforzar los contenidos ya vistos. La persona adulta voluntaria tutoriza el grupo y si alguien termina pronto, se encargará de que ayude a los compañeros y compañeras del grupo, generando diálogo e interacción. Habitualmente, cuando pasa un tiempo marcado por el profesor, cada grupo se levanta de la mesa y se sienta en otra, cambiando de actividad y persona voluntaria, en total en una sesión de una hora pueden llegar a realizar 4 o 5 actividades.

Jorge Largo, director del colegio desde septiembre de 2017, nos dice que los chicos y chicas adoran a los voluntarios: “la clave puede estar en que todo niño en cualquier grupo interactivo ha encontrado una válvula de escape. Algo que no consigue con el profesor cuando está solo con 25 alumnos, donde el que tiene dificultades, cada día se hace más pequeño y llega a ser diminuto. Los que no tienen la valentía de hacer una pregunta sobre algo que ya se ha visto, con el o la voluntaria, sí se atreven. El voluntario le da una oportunidad de intimidad al alumno para trabajar contenidos que se han podido atascar, por eso al final el alumnado adora a los y las voluntarias. Nadie se queda atrás”.

Está demostrado que un profesor cuando explica algo de primeras solo llega a un 30% más o menos, por eso, nos explica Jorge, “de los grupos interactivos sale reforzado el alumno, sale reforzado el voluntario ¡y sale reforzado el profesor!, que solo no puede atender a la diversidad de los ritmos de aprendizaje”.

Lo importante de la tarea de los voluntarios es provocar interacción y participación y que nadie quede anulado dentro del grupo. Lo importante no es conocer el contenido, sino prestar atención a cada integrante del grupo y practicar el refuerzo positivo de la participación.

En un grupo reducido de alumnos, entre ellos se explican las cosas perfectamente, lo notan los voluntarios y el director lo explica de forma metafórica: “La estructura para llegar al aprendizaje se da por andamios, cuando se explican algo entre iguales (los alumnos y alumnas), el que habla enseguida se da cuenta de si el compañero no lo está entendiendo, entonces baja niveles en ese andamio hasta que conectan, y una vez que conectan y fluye la comunicación, juntos van subiendo el andamio de nuevo. Esto se llama desarrollo próximo”.

Ahora Juani, profesora de secundaria, es coordinadora de los grupos interactivos junto con otras dos profesoras, María Albert y Ester Macarro.

Cada día hay más voluntarios y voluntarias. Un verdadero valor en este sentido ha sido la firma de un convenio para que los y las estudiantes de Magisterio de la Universidad Complutense y la Universidad Autónoma, realicen las prácticas de su asignatura ‘Aprendizaje y Servicio’ en los grupos interactivos. Muchas de estas personas se quedan después de voluntarios. Esta juventud supone un espejo muy enriquecedor en el que pueden mirarse las chicas y chicos más mayores del colegio.

Juani recuerda “El camino ha sido largo y dificultoso, pero finalmente hemos comenzado los grupos interactivos. Este año continuaremos con las tertulias dialógicas y en un futuro próximo realizaremos todas las actuaciones educativas de éxito para llegar al objetivo final, que es convertirnos en una comunidad de aprendizaje”.

 

Tertulias dialógicas

Las actuaciones educativas de éxito son a grandes rasgos la introducción de grupos interactivos en las aulas; las tertulias literarias; la formación dialógica de las familias; la formación dialógica del profesorado; la introducción de un programa de mediación y resolución de conflictos y una biblioteca tutorizada por las familias.

Las tertulias dialógicas consisten en la lectura y posterior diálogo sobre clásicos de la literatura, (está demostrado que solamente funcionan con clásicos o similares). Este curso, se han iniciado en el colegio en dos sentidos: En primer lugar, con las familias y personas de la comunidad, por las tardes. En segundo lugar, con el alumnado, en el aula.

Se elige una obra y el profesor, en el caso de los alumnos, o la persona moderadora en el caso de las personas de la comunidad, pide al grupo que lea un fragmento corto. De ese fragmento deben seleccionar un párrafo que les haya llamado la atención por algo y argumentar por qué en el acto de la tertulia dialógica con la moderadora o el profesor. Estas tertulias duran una hora y se intenta que todo el mundo intervenga, no se enjuicia a nadie y no se llega a acuerdos, si surge debate, se detiene para seguir con las intervenciones. Es importante señalar que no se trata de comprensión lectora, no se busca, aunque ésta llega sola. Estas tertulias son un espacio donde se genera riqueza literaria y los participantes cada vez harán aportaciones más ricas y profundas, además, se fortalecerán los lazos entre miembros.

Con estas dos acciones educativas, implantadas durante los meses que llevamos de curso, los resultados son tremendamente positivos. Las pasadas Navidades, el colegio hizo un ejercicio de análisis y es sorprendente sobre todo comprobar el enorme cambio que ha supuesto para las y los voluntarios, para las familias del colegio. Lo reflejaron en un precioso vídeo de testimonios, que se puede ver en las redes sociales del colegio. Ha mejorado, efectivamente, el aprendizaje y la convivencia.

En la actualidad, Juani y más miembros del profesorado acuden los primeros sábados de cada mes a las tertulias pedagógicas que tienen lugar en la Universidad de La Salle, donde están representados los centros e investigadores en relación con las Comunidades. En este espacio hay un aprendizaje continuo gracias a la puesta en común de las diferentes experiencias de cada Comunidad.

El futuro se presenta cargado de ilusión y proyectos, según Juani y Jorge “Las Comunidades de aprendizaje son un proyecto de transformación social. El futuro consistirá en ir consolidando las actuaciones ya iniciadas e ir implantando las restantes hasta que finalmente consigamos llegar a ser una Comunidad de aprendizaje plenamente”.

Hablan los y las voluntarias

 

 

 

 

 

 

 


 

contacto espanola   contacto red   contacto enelemundo